Se incrementa notablemente el número de accidentes de circulación graves (fallecidos y lesionados con hospitalización) en las vías urbanas

0
157

Según los datos publicados el viernes 14 de julio, por la DGT, durante el año 2016 se ha producido un incremento del 7% de fallecidos respecto al año anterior. Durante el 2016 fallecieron 1.810 personas en accidente de circulación,  121 personas más que en el año 2015 (1.689 fallecidos), el incremento de los fallecimientos se ha producido fundamentalmente en accidentes por salidas de vías y atropellos.

Igualmente se ha incrementado respecto al año anterior el fallecimiento de ciclistas y  motoristas En 2016 fallecieron 67 ciclistas, 343 motoristas y 389 peatones, frente a los 58 ciclistas, 329 motoristas y 367 peatones que se registraron en 2015.

Aunque el 70% de los accidentes mortales se producen en vías interurbanas, es significativo que el número de fallecidos en vías urbanas se ha incrementado un 18% (+ 78 fallecidos), en el caso de las vías interurbanas ese incremento ha sido de un 3%. (+43). Este dato unido al incremento del número de lesionados con hospitalización en las vías urbanas, como  en el caso de Madrid que ha ido en una  progresión al alza: 11.160 en el año 2013,  12.115 en el  2014 y 12.632 en el 2015,  denotan que nuestras ciudades no estaban preparadas para la avalancha de ciclistas y motoristas que ha inundado nuestras calles, ya repletas de turismos, furgonetas y autobuses.

El director de la DGT, Gregorio Serrano, ha manifestado “Vamos a renovar el Convenio firmado con la Federación Española de Municipios y Provincias para avanzar en medidas a implantar en los ayuntamientos que ayuden a rebajar la accidentalidad en las vías urbanas. Además, estamos elaborando una guía para facilitar y promover buenas prácticas técnicas en el ámbito de la infraestructura desde el punto de vista de la seguridad vial, tales como el calmado del tráfico, mediante la moderación de la velocidad, para reducir la accidentalidad en las travesías y vías urbanas y lograr la homogeneidad de las actuaciones”.

 

Pero no basta con moderar o limitar la velocidad, esta solución es baladí si no se acompaña de  una campaña de concienciación y respeto que alcance a todos los usuarios de las vías urbanas. Los conductores de turismos, furgonetas y autobuses deben asumir que ya no son los reyes del asfalto, que el mismo derecho que ellos, tienen los motoristas y, como no, los ciclistas. Respecto a éstos, que se comportan según su interés como vehículo o como peatón, hay que obligarles a cumplir las normas de la circulación (¡los semáforos son para todos!), incluso establecer un sistema de sanciones aplicable como al resto de los usuarios en caso de incumplimiento grave (alcoholemia, drogas, saltarse semáforos, cedas, o stop).

A todos deben alcanzarnos por igual los derechos y obligaciones.