Problemas indemnizatorios de las graves lesiones que un dron incontrolado produjo a una mujer en Zestoa

0
18
Woman calling for ambulance after car accident

drone-crash-1El 18 de julio del corriente se ha publicado en prensa que una mujer de Zestoa sufrió graves lesiones al haber requerido 80 puntos de sutura en la cabeza al ser golpeada por un dron dirigido por un particular.

Los hechos han sido denunciados y el Juzgado de Instrucción está realizando diligencias a fin de averiguar si pudieran constituir un delito.

El particular que teledirigía el dron no cumplía la normativa establecida para la práctica del aeromodelismo, aplicable por analogía al supuesto en cuestión, ya que volaba el aparato en una zona de tránsito, no habilitada especialmente para esta práctica. El vuelo de los aparatos no puede realizarse en núcleos urbanos, requiriendo un campo de vuelo acotado y con las medidas de seguridad necesarias, en el que esté separada la zona del público.

Es conveniente la suscripción de un seguro de responsabilidad civil específico para la práctica del deporte de aeromodelismo, al margen del que pueda tener el aeromodelista a través de la federación correspondiente.

Si finalmente los hechos no son constitutivos de delito, y el responsable es asegurado de un seguro de hogar, es posible que la compañía aseguradora se haga cargo de la indemnización (responsabilidad civil por negligencia) hasta el límite pactado en la póliza, ya que la mayoría de los seguros de hogar suelen incluir la cobertura de responsabilidad civil  por negligencia del asegurado. Si por el contrario los hechos son constitutivos de delito, no podrá aplicarse la cobertura del seguro de hogar, y si carece de seguro específico, el penado tendrá que indemnizar con su propio patrimonio.

Es inaudita la falta de responsabilidad de algunas personas, que realizan actividades que pueden poner en peligro a terceros como si tratara de un juego, sin ningún miramiento, sin plantearse que volar un dron en una zona de tránsito, dispara la probabilidad de que el aparato caiga y golpee a alguien, un accidente tonto, evitable, que puede buscarnos la ruina, tanto si somos víctima como responsable.