Esguince cervical en el nuevo baremo de tráfico

0
108

 ¿QUÉ ES UN ESGUINCE CERVICAL?

El esguince cervical es la lesión más común en los accidentes de tráfico, producido por la sucesiva flexión y extensión brusca y excesiva del cuello, normalmente en accidentes por alcance trasero, especialmente si el mismo resulta inesperado.

Existen varios tipos de esguinces cervicales atendiendo a su gravedad:

· Esguince cervical de Grado 1 (I): Dolor y contractura muscular leve, posible limitación de movilidad. Las radiografías se presentan normales.

· Esguince cervical de Grado 2 (II): Dolor y contractura muscular moderada, limitación de la movilidad. En las radiografías generalmente se puede apreciar una rectificación de la curvatura normal de la columna cervical (lordosis).

· Esguince cervical de Grado 3 (III): Dolor intenso, contractura muscular severa, discapacidad motriz, etc. En las radiografías generalmente se puede apreciar una inversión de la lordosis.

· Esguince cervical de Grado 4 (IV): Fracturas y luxaciones con lesión neurológica (sucede en menos del 2% de los casos).

ESGUINCE

Normalmente el esguince cervical de Grado 1 cura sin problemas con el tratamiento adecuado, pero en los casos más graves no terminan de curarse, sufriendo secuelas que permanecen en el tiempo en forma de dolor en la zona, limitaciones de movilidad, rigidez o mareos.

ESGUINCE CERVICAL Y NUEVO BAREMO DE TRÁFICO

Dado que las lesiones producidas por esguince cervical no son fácilmente objetivables cuando se encuentran en los Grados I y II, el nuevo sistema de valoración del daño corporal que ha entrado en vigor el 1 de enero de 2016 con el fin de evitar el fraude indica que “los traumatismos cervicales menores que se diagnostican con base en la manifestación del lesionado sobre la existencia de dolor, y que no son susceptibles de verificación mediante pruebas médicas complementarias, se indemnizan como lesiones temporales” y ello siempre y cuando se cumplan los siguientes criterios de causalidad:

De exclusión: lo que implica que no exista ninguna otra causa que justifique totalmente la patología.

Cronológico: lo que supone que la sintomatología aparezca en un plazo razonable, siendo especialmente relevante que se reciba atención médica en el plazo de 72 horas desde el accidente.

Topográfico: que implica que exista una relación entre la lesión y el mecanismo de producción de la misma.

De intensidad: tiene en cuenta la intensidad del accidente y demás variables que puedan afectar a la probabilidad de la existencia de la lesión.

Además, indica la nueva ley que “la secuela que derive de un traumatismo cervical menor se indemniza solo si un informe médico concluyente acredita su existencia tras el periodo de la lesión temporal”

NECESIDAD DE CONTACTAR CON UN ABOGADO EXPERTO EN EL CASO DE ESGUINCE CERVICAL

Siempre es importante acudir a un abogado especializado con carácter inmediato con posterioridad a sufrir un accidente de tráfico, pero mas aún en el caso de que se produzca una lesión cervical, y ello debido a esta nueva regulación, pues será el abogado especialista quien mejor le asesorará a la hora de reclamar la indemnización, evitando que las posibles secuelas que se produzcan no se puedan reclamar por no encontrarse claramente determinadas, al requerirse un informe médico concluyente para poder acreditarlas y que la compañía rechace que las lesiones guarden relación de causalidad con el siniestro por el mero hecho de entender que los daños materiales son insuficientes para haber producido la lesión, lo que deja al perjudicado indefenso ante la misma.