¿Cuándo acudir a la vía penal en el supuesto de lesiones en accidente de tráfico?

0
115

Despenalizadas las antiguas faltas, se han introducido en el Código penal los llamados delitos leves. En el caso de las lesiones por imprudencia, se despenaliza la imprudencia leve, pudiendo ser constitutivas de delito únicamente las imprudencias graves, y las menos graves, cada una con sus requisitos

            1- Imprudencia Grave: se castigará penalmente dicha conducta en atención al riesgo creado y al resultado producido, lo que nos lleva a pensar que deben confluir una infracción  grave o muy grave de las normas recogidas en la Ley de Tráfico y Seguridad Vial en la causación del siniestro, y una lesión también grave como resultado del mismo. La calificación de la gravedad, tanto de la conducta como de la lesión, corresponderá al Juez, quien deberá tener en cuenta el informe de sanidad médico forense.

            2- Imprudencia menos grave: este tipo de imprudencia únicamente tendrá relevancia penal si las lesiones causadas suponen la pérdida o la inutilidad de un órgano o miembro principal o no principal, o de un sentido, la impotencia, la esterilidad, una grave deformidad, o una grave enfermedad somática o psíquica. Siendo, por lo tanto, en este caso, fundamental el informe de sanidad forense para la calificación de la lesión como delito.

En ambos casos las lesiones sufridas por el perjudicado han de ser graves, lo que normalmente conlleva que se alargue el periodo de curación de las mismas, no pudiendo determinarse hasta el momento de la estabilización si dichas lesiones se encuadran  en el supuesto de lesiones reclamables en la vía penal, por lo que es fundamental acudir a un experto como www.reclamacionesseguras.es, para que nos asesore desde el primer momento, y asegurarnos que la vía de reclamación elegida sea la correcta, ya sea la penal o la civil.