Si navegas, no te enteras

0
40
conducion_con_navegador_gps_peligrosa

Recientes estudios han determinado que el uso de un navegador por satélite GPS para llegar a nuestro destino apaga partes del cerebro, el GPS, anula nuestra capacidad cerebral en la conducción, abundando en la distracción y la reacción imprevista que el uso de dispositivos produce en la conducción.

Los conductores que siguen las direcciones a través del navegador GPS no se comprometen con su hipocampo, probablemente limitando cualquier aprendizaje de la red de calles de la ciudad. Además, en la utilización de navegadores y demás dispositivos de seguridad, se ha detectado una serie de situaciones de riesgo que, en mayor o menor grado, se repiten en todos los conductores. Estas situaciones tiene dos causas principales: las distracciones y las reacciones imprevistas. El origen de las situaciones de riesgo lo encontramos en que las órdenes de voz del navegador no siempre son interpretadas con la suficiente claridad por parte del conductor. En unas ocasiones porque son instrucciones largas y repetitivas, en otras, porque existen errores en los sentidos de circulación de las vías.

Cuando las instrucciones no son fácilmente comprensibles la reacción de los conductores ha sido mayoritariamente trasladar la mirada desde la vía hacia la pantalla del navegador GPS, buscando una mejor interpretación de la orden de voz. Ante cualquier avance, dispositivo o aplicación del vehículo que no se sepa manejar, es preferible familiarizarse con él (nunca en movimiento) y repasar el manual de instrucciones para entender cómo actúa, no perder la atención a la circulación y a lo que pasa a nuestro alrededor. Pero la cantidad de información que facilitan y el número de sistemas que hay que mantener bajo control pueden, también, producir un alto nivel de distracción mientras se conduce el vehículo.

RECLAMACIONES SEGURAS ACONSEJA la lectura detallada y previa de los manuales que puedan mejorar la seguridad en la conducción el manejo y puesta en marcha de los dispositivos siempre parado y sin obstruir la circulación, prepararse antes de iniciar un viaje o desplazarse por una ciudad.