El nuevo Baremo de accidentes reconoce las tareas del hogar

La reforma del Baremo para la Valoración del Daño Corporal en Accidentes de Circulación introducida por la Ley 35/2015 de 22 de Septiembre, incluye como novedad el reconocimiento del derecho de las “amas y amos de casa” a ser resarcidos por la pérdida patrimonial que puedan tener con motivo de la incapacidad temporal o permanente tras sufrir un accidente de tráfico.

Si bien hasta la entrada en vigor del nuevo baremo la reclamación de éste derecho conllevaba para la parte reclamante llevar a juicio una amplia prueba que acreditase que las lesiones sufridas por el ama de casa en el accidente de tráfico le impedían poder desarrollar sus tareas habituales y que éste impedimento implicaba un grave perjuicio patrimonial, en la actualidad con el nuevo baremo se regula de forma específica el lucro cesante al que tendrán derecho las personas dedicadas de forma total o parcial a las tareas del hogar en supuestos de incapacidad temporal.

Concretamente aparece regulado en el artículo 143.4 de la Ley 35/2015 que indica que se valorará en la cantidad diaria de un salario mínimo interprofesional anual hasta el importe máximo total correspondiente a una mensualidad en los supuestos de curación sin secuelas o con secuelas iguales o inferiores a tres puntos. En los supuestos donde las secuelas sean puntuadas por encima de tres puntos no se establece límite máximo.

En los supuestos de incapacidad permanente el artículo 131 distingue entre la incapacidad absoluta y la incapacidad total, estableciendo en el caso de la primera el derecho del ama de casa a ser indemnizada valorando su trabajo no remunerado con el equivalente a un salario mínimo interprofesional anual; éste se verá incrementado en los supuestos de unidades familiares de más de dos personas en un diez por ciento por cada persona menor de edad, o persona con discapacidad o mayor de sesenta y siete años que conviva con el lesionado en la unidad familiar, no pudiendo superar el incremento el importe de un salario mínimo interprofesional anual y medio.

En los supuestos de incapacidad total se computa como ingreso dejado de obtener el cincuenta y cinco por ciento de las cantidades señaladas para el supuesto de la incapacidad absoluta; a estos efectos se entiende por incapacidad total la imposibilidad de llevar a cabo las tareas fundamentales del hogar siempre que se pueda realizar otras distintas.

Asimismo se tiene en cuenta el supuesto de que el lesionado estuviera acogido a una reducción de jornada laboral para compatibilizar el trabajo remunerado con las tareas del hogar y el cuidado de la familia, estableciendo que en tal caso la cantidad a recibir será un tercio de la que resulte de realizar todas las operaciones de cálculo de lucro cesante para el supuesto en que tuviera una dedicación total a las tareas del hogar.

Con esta reforma el “ama o amo de casa” ve así reconocido el valor de su aportación a la sociedad, equiparándose a cualquier otro tipo de trabajo realizado fuera del hogar, pues es evidente que el cuidado de la familia supone una función imprescindible para que los miembros de la misma puedan aportar a su vez patrimonio a la sociedad.

SUPUESTO PRACTICO

María, ama de casa, sufre un accidente de tráfico resultando lesionada, tras recibir el correspondiente tratamiento médico durante 100 días, recibe el alta quedándole como secuelas una pequeña limitación de movilidad en rodilla o tobillo, valorada en tres puntos.

María tendría derecho en concepto de lucro cesante, por los referidos 100 días impedida para sus ocupaciones, a la cantidad 2.822 euros, a razón de 28,22 €/día (10.302,60€ de SMI anual/365 días), importe que ascendería a 3.104 € si tuviera a su cargo un menor de edad, aparte de su marido, o a 3.386 € si tuviera dos hijos menores a su cargo. Cuantías a las que habría que sumar el resto de indemnizaciones por daño moral, básico y particular, que le pudieran corresponder como a cualquier otro lesionado en sus mismas condiciones.